+57 (1) 291 65 38 ced@uniminuto.edu

Estudiantes UNIMINUTO participan en la II Brigada del Voluntariado de Paz

En la semana del 3 al 7 de Julio, un grupo de 70 estudiantes de las cinco Facultades de UNIMINUTO de la Sede Principal, hicieron parte de la II Brigada del Voluntariado de Paz convocada por la Federación de Estudiantes Universitarios –FEU- y desarrollada a nivel nacional. La FEU que pertenece a la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes, es una de las instituciones acompañantes en el proceso de diálogos para la terminación del conflicto entre la FARC y el gobierno colombiano.

Esta Brigada es una iniciativa de articulación entre estudiantes de distintas Instituciones de Educación Superior-IES, la sociedad civil y diversos actores que aportan en la implementación de los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional de Colombia y la insurgencia de las FARC-EP. En el caso de UNIMINUTO, este proceso fue promovido por estudiantes líderes de la FEU y el Centro de Educación para el Desarrollo S.P, unidad a cargo, entre otros aspectos, de la estrategia del voluntariado y de la Práctica en Responsabilidad Social.

En la Zona Veredal Transitoria de Normalización Mariana Páez, en Mesetas, Meta, -donde el pasado 27 de junio se celebró el acto simbólico en el que las FARC-EP realizaron la dejación de armas bajo la veeduría de representantes de la ONU-, 62 estudiantes de UNIMINUTO se vincularon a tres líneas de trabajo rural, establecidas por la FEU que emanan del Acuerdo de Paz: Proyectos productivos y programas de desarrollo con enfoque territorial; Infraestructura rural; y Deporte, recreación, arte y cultura. Por otro lado, en la propuesta urbana, 8 estudiantes trabajaron con organizaciones sociales, en las localidades de Bosa y Ciudad Bolívar, en las líneas: Víctimas: Verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición y Deporte, recreación, arte y cultura, dirigidas hacia la población víctima del conflicto.

Las experiencias, el aprendizaje y las propuestas de proyectos a mediano y largo plazo, que se originaron de esta semana de voluntariado por parte de los estudiantes, tocan profundamente sus vidas y sus proyectos profesionales. Algunos de los aprendizajes más mencionados por ellos son:

  • Confrontar e interpelar la información que llega a las ciudades sobre el proceso de paz.
  • Conocer testimonios de campesinos y campesinas que, desde una postura política, decidieron hacer parte de un grupo armado, pero con la perspectiva de no vivir en guerra para siempre.
  • Interpelarse frente a los diversos tipos de pobreza y la desigualdad estructural que vivimos cotidianamente millones de colombianos.
  • Conocer a personas que han vivido la violencia directa y que la han ejercido, pero que han estado dispuestas a cambiar esa perspectiva y ese actuar para aportar a la construcción, desde la acción política de un país equitativo.
  • Afirmarse en sus saberes y formación y, al tiempo, emocionarse por conocer y aprender de sus pares de otros programas y universidades.
  • Reconocer su potencial para aportar, con otros y otras, a la implementación de los acuerdos de paz.

Así mismo, hubo reacciones y testimonios de excombatientes que participaron de las jornadas formativas organizadas por los estudiantes. Por ejemplo, mencionaron sentirse privilegiados por recibir a personas con formación universitaria en su territorio, querían saber qué imagen tienen los universitarios de un movimiento armado como el suyo, y hacerles saber que ellos y ellas son personas, con dignidad, con anhelos y necesidades; sobre todo con el deseo de reconciliarse, a partir de su petición de perdón y de su responsabilidad organizativa para trabajar, educarse y continuar su lucha política desde el uso de la palabra.

Como invitó una de las guerrilleras de la Zona Veredal: “Muchas personas se preguntan y nos preguntan que cómo nos sentimos ahora sin armas. Las armas no han sido la esencia de nuestra lucha, la esencia de nuestra lucha ha sido un país con equidad, con vida digna, en paz, con justicia, con felicidad para todos y todas, entonces ahora no tenemos el fusil, pero tenemos la palabra. Los tenemos a ustedes que también quieren el cambio (…) Por último, personalmente les pido, que se gradúen con la visión de ayudar al prójimo, de ser útil, que no lo hagan con la visión de la plata, que es necesaria, pero no indispensable para nuestra vida (…) por encima del dinero está nuestra dignidad, nuestros valores éticos, nuestro amor por los demás, por encima del Yo personal, está el Nosotros”.

Las y los estudiantes UNIMINUTO, como las docentes acompañantes del proceso, están convencidas de que este tipo de acciones contribuyen a la formación integral de las personas y los futuros profesionales, y sobre todo son necesarios para hacerse parte actuante en la reconciliación y construcción de paz en Colombia.

Para el Centro de Educación para el Desarrollo S.P esta alianza se convierte en una posibilidad para seguir fortaleciendo sus reflexiones sobre la relación Universidad – Sociedad en la búsqueda de las transformaciones sociales del país y aún más en la coyuntura de la implementación del Acuerdo para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Así mismo esta experiencia le aporta en su proceso fortalecimiento del voluntariado desde una perspectiva socio- política y en a los procesos de Práctica en Responsabilidad Social.

Para proyectar acciones futuras con las y los estudiantes participantes, se realizará un taller en el que se recogerán los aprendizajes y propuestas que se puedan implementar desde UNIMINUTO.

 

Luz Ángela Beltrán Bautista, Líder de Voluntariado CED – UNIMINUTO SP
Norma Moreno González, Coordinadora Académica, CED – UNIMINUTO SP
Linda Gallo Docente programa de Psicología UNIMINUTO S.P
Docentes acompañantes de la experiencia.