Voluntaria por Un Año

Noticias del Voluntariado


Ya llevo seis meses en Colombia. Son seis meses llenos de cosas buenas y cosas malas. Los primeros meses fueron muy duros pues trabajaba con niños y niñas voluntariado por un añocon problemas sociales (violencia, drogas, des-escolarizados) en Antioquia, haciendo todo y nada, sin saber el idioma ni conocer la cultura. Los niños de 6 a 17 años se golpeaban y no tenían ningún respeto por mí. Durante nuestras clases de inglés o recreación y deporte saltaban sobre las mesas, haciendo todo, menos lo que tenían que hacer. Al mismo tiempo esos niños, cuando yo estaba triste, venían diciendo ¿Qué te pasó? ¡Eres nuestra amiga!

Hace dos meses soy voluntaria del CED-UNIMINUTO. Especialmente me gustan dos aspectos: en primer lugar, que la coordinadora y los profesores siempre están interesados acerca de cómo me fue en mis proyectos; en segundo lugar, que como voluntaria puedo decidir en cuales áreas de desarrollo quiero trabajar y cuáles proyectos quiero realizar.


Hay muchos proyectos donde se puede participar. Yo por ejemplo trabajo en una biblioteca en Lisboa (Suba) haciendo refuerzo escolar en inglés. Durante mi trabajo hablo mucho con los niños, quienes me preguntan sobre Alemania y me cuentan de su vida. Otros días estoy dictando clases de inglés a niños y niñas de otro proyecto. ¿Cantamos en inglés o hacemos dinámicas? Do you also want to play the shaker game with me? En este proyecto no me llaman profe, sino la teacher de inglés.
Concluyendo, puedo decir que un trabajo social como voluntaria no es siempre fácil y divertido, pero después una actividad con los niños, cuando notas que les gustó y ayudó de alguna manera a sus proyectos de vida, se siente muy bien.


Además se aprenden muchas cosas, que no se pueden aprender en una clase, sino que cada uno puede experimentarlas, mediante la participación en un trabajo voluntario.


A veces me pregunto por qué esos niños viven en esas condiciones -con frecuencia, sin tener un proyecto de vida- y por qué yo al otro lado del mundo puedo viajar a Colombia y siempre he sabido qué voy a estudiar en la universidad, después terminar el colegio. No sé la respuesta, pero creo que a través de mi trabajo voluntario les puedo mostrar una manera diferente de pensar en su vida.


¿También quieres experimentar una vida como voluntario?

¡Te esperamos en el CED!